Harinas sin gluten y sus propiedades nutricionales

harinas_singluten_celiacos_beqbe1

Harinas sin gluten de cereales

  • Harina de arroz

Es una harina sin gluten, y por su alto contenido en almidón, es ideal para utilizarla como espesante en las salsas. La harina de arroz es complicada de utilizar en exclusiva para hacer pan o masas que necesiten levar porque no tiene las suficientes proteínas, pero puede utilizarse mezclándola con otras harinas. Conserva muchas de las propiedades del arroz, por lo que  tienen un alto contenido en proteínas, minerales y vitaminas del grupo B.

  • Harina de maíz

Es una de las principales harinas que se utiliza como sustitutivo de la harina de trigo. Es un tipo de harina rica en minerales, hidratos de carbono y vitaminas B, E y A. Igual que la harina de arroz, puede combinarse para hacer pan o bien, utilizarse como un gran espesante de salsas.

  • Harina de teff 

El teff es un tipo de cereal originario de Etiopia que no tiene gluten. Contiene los 8 aminoácidos esenciales necesarios para el ser humano y una buena cantidad de fibra. Esta harina sin gluten es ideal para hacer masas que necesiten levar por su alta concentración de proteínas. Además, nutricionalmente es mejor que la harina de trigo.

  • Harina de mijo

El mijo es un cereal muy rico en magnesio, hierro y fósforo. También es sin gluten y aventaja al trigo en cuanto a su contenido en minerales y magnesio. Tiene más proteínas que el trigo, arroz o maíz y puede utilizarse para hacer pan sin gluten en panificadora.

Harina sin gluten de pseudocereales

  •  Harina de quinoa

La quinoa es ideal para las personas que hacen una dieta estrictamente vegetariana por su alto valor nutricional. Es fácil de encontrar en las herboristerias o tiendas de nutrición, a pesar de que son pocos los países que la cultivan. No contiene gluten y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y óseas.

  • Harina de trigo sarraceno

El trigo sarraceno es un pseudo-cereal, es decir su perfil nutricional es como una semilla pero se prepara y tiene la apariencia de un cereal. Contiene vitamina K que ayuda a prevenir los infartos, la hipertensión y las hemorragias. A pesar de llamarse harina de trigo sarraceno, no contiene trigo ni gluten y es prácticamente igual de nutritiva que la harina de trigo. Esta harina sin gluten también se conoce como alforfón y en catalán es “fajol”.

  • Harina de amaranto

Su gran cantidad de proteínas, entre el 15 y el 18% del total de la semilla, lo han convertido en uno de los mejores cereales conocidos. Es un cereal recomendado para tratamientos de desnutrición y anemias, además es ideal para hacer masas y panes sin gluten.

Harinas sin gluten de leguminosas

  •  Harina de garbanzo

Al igual que las harinas anteriores tiene un alto valor nutricional que la hace ideal para sustituir la harina de trigo en muchas recetas para celíacos. Se utiliza mucho en la India para hacer masas, además, los rebozados ganan en sabor si se hacen con esta harina para celíacos.

  • Harina de soja

La harina de soja puede encontrarse en establecimientos especializados con grasas completas (donde se conservan todos sus aceites naturales) y “desgrasada”  (eliminando todos los aceites durante el procesamiento, pero con más proteínas y calcio). Contiene mucho fósforo y funciona muy bien para hacer pan.

  • Harina de altramuz

El altramuz es un buen sustituto para las personas que no pueden tomar soja o gluten. Tiene un altísimo valor proteico, lo que convierte a esta harina sin gluten en una de las mejores para hacer pan.

Harinas sin gluten de frutos secos

  •  Harina de almendras

Tiene un alto nivel de potasio y bajo de sodio, lo que ayuda a bajar el colesterol, regular la presión arterial, y a estabilizar los niveles de azúcar e insulina en el cuerpo. Además de ser sin gluten da un rico sabor a las pastas y panes.

  • Harina de castañas

Las castañas son unos de los frutos secos menos calóricos, ya que su composición nutricional se parece más a la de los cereales que a la de los frutos secos. Las castañas son ricas en carbohidratos y tienen muy bajo contenido en grasas.

Harinas blancas y almidones

  •  Almidon de maíz o maicena

Harina fina de maíz pura, sin gluten y sin grasa, sus principales propiedades son su poder espesante, la cocción rápida y un sabor neutro.

Ofrece grandes ventajas por sus múltiples posibilidades de uso ya que se puede incorporar en repostería, pastas, salsas, cremas, verduras, carnes, aves, alimentación infantil y muchas otras aplicaciones. Permite obtener mejores resultados, haciendo que todas tus preparaciones sean más suaves.

  • Pura: puro almidón de maíz que no contiene ningún agregado ni fórmula.
  • Sin T.A.C.C. (Trigo, Avena, Cebada, Centeno) Maicena es un producto sin gluten.
  • Versatilidad: utilizada tanto en platos salados como dulces
  • Ingredientes 100% ligados: preparaciones más suaves y sabrosas
  • Consistencia ideal: salsas mucho más consistentes y bases más firmes.

 

  • Harina de papa

Lo mas importante es que la harina de papa no tiene gluten así que es apta para celíacos. Por lo tanto es muy valiosa a la hora de elaborar pan, galletas, pizzas y demás. Se trata de una harina no tan densa y menos blanca y los cocineros suelen combinarla con la harina común en muchas preparaciones aunque también se utiliza sola. La pareja mas frecuente es harina de papa y harina de arroz, en especial a la hora de hacer pan o galletas. Este tipo de harina se consigue en las dietéticas.

  • Almidón de papa o fécula de papa

El almidón de papa y sus derivados se usan en muchas recetas, por ejemplo en fideos, pastillas de goma,cócteles de frutos secos, papas chip, panchos, algunas cremas pasteleras, sopas instantáneas y salsas. En pastelería se emplea, por ejemplo en los bizcochuelos, para mantener los dulces húmedos y darles una textura tierna.

  • Harina de tapioca

La tapioca no es un cereal, se trata de un almidón que se extrae de un tubérculo conocido como Yuca o mandioca. Su sabor es neutro.

La tapioca es completamente libre de gluten, por lo que es apta para personas celiacas.

Además, al ser fuente de hidratos de carbono complejos, es ideal para niños, deportistas y las personas cuyas necesidades energéticas estén aumentadas. La tapioca es de fácil digestión, se aconseja para personas con problemas digestivos.

En la dieta del celiaco la tapioca puede aprovecharse para cocinar productos horneados, ayudando a que la mezcla se infle y aligere, además la textura suele ser más suave.

El almidón de tapioca puede ayudar a que el pan “esponje”, sin embargo, se recomienda vigilar los productos horneados para que estos no esponjen demasiado y luego caigan al enfriarse.

Se puede utilizar para dar viscosidad a nuestras recetas, sobre todo a las galletas y otros productos de repostería como los pasteles.

Al ser un almidón también puede emplearse como espesante de salsas y sopas, aunque se sugiere emplear una mínima cantidad en estos casos.