Descripción del evento

Una dieta sana no solo mejora nuestro aspecto físico, sino que también nos mantiene con energía y buena salud
A continuación enumeramos una lista de alimentos sin gluten que puedes incorporar a tu dieta permanente por sus beneficios.
  • – Ajo: Facilita la circulación porque fluidifica la sangre. Disminuye la hipertensión y rebaja el colesterol.
  • – Garbanzos: Ricos en fosfatos y magnesio para prevenir de distintos trastornos cardiovasculares. Por su alto contenido de fibra es ideal contra el estreñimiento, la creación de divertículos y pólipos intestinales. Por sus propiedades reducen los niveles de colesterol y previenen el cáncer de páncreas. Además es una buena fuente de fibra para las personas celiacas.
  • – Aceite de oliva: Disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno. Sirve para prevenir la trombosis.
  • – Brócoli: Potente antioxidante y anticancerígeno, especialmente para los cánceres de colon y de pulmón. Como todos los vegetales crucíferos acelera la eliminación de estrógenos y previene el cáncer de mama. Por su alto contenido en cromo ayuda a regular la insulina y el azúcar en sangre. La cocción de éste alimento destruya sus cualidades antioxidantes.
  • – Zanahoria: Neutraliza los efectos del tabaco y por ser fuente de batacaroteno es un antioxidante que previene enfermedades cardiovasculares. Estabiliza los radicales libres. No solo contienen poca grasa y calorías, sino también nos proporcionan el doble de las necesidades diarias de beta caroteno consumiendo una sola.
  • – Apio: Evita la hipertensión y los trastornos nerviosos o de insomnio.
  • – Alcachofa: disminuye el colesterol y los triglicéridos en la sangre.
  • – Lentejas: Rico en minerales y vitaminas, como los garbanzos es muy rico en fibras por lo que tiene las mismas cualidades. Consumiendo media taza diaria se reduce el colesterol en un 10 por ciento. También reduce los niveles de azúcar en sangre. Una buena fuente de hierro para las personas celiacas recién diagnosticadas que sufren anemia ferropénica.
  • – Soja: Rica en fibra y vitaminas, sobre todo E y las del grupo B, contiene hierro y magnesio. También tienen un alto contenido en hormonas y aumenta los niveles de estrógenos en las mujeres, muy bueno para aquellas que han llegado a la menopausia. Recomendable para combatir los cánceres de mama. Reduce el colesterol en la sangre.
  • – Espinacas: Rico en sales minerales y en oligoelementos. Contiene vitaminas A y C.    Beneficiosa para combatir los estados anémicos y recomendable para prevenir el cáncer de pulmón.
  • – Repollo: Al igual que la soja previene el cáncer de mama, previene el crecimiento de los pólipos intestinales. Dos cucharadas diarias de repollo cocido protegen del cáncer de estómago y su zumo ayuda a cerrar úlceras. A tener en cuenta es que sus propiedades antioxidantes y anticancerígenos desaparecen una vez que se cuece.
  • – Carne magra de vaca: Una fuente excelente de proteínas, niacina, vitamina B12 y zinc (que ayuda al sistema inmune). También contiene hierro. Nos puede preocupar la grasa saturada y el colesterol que se encuentran en la carne, pero el ácido linoleico conjugado (CLA), supone un beneficio añadido.
  • – Huevos enteros y claras: Su proteína ofrece un equilibrio de todos los aminoácidos esenciales para el crecimiento muscular.
  • – Pimientos rojos: proporcionan luteína, beta caroteno y vitamina C. Su componente de luteína se asocia con un menor porcentaje de degeneración macular y también poseen el poder antioxidante del beta caroteno y la vitamina C como ayuda en la lucha contra el cáncer.
  • – Cebollas: Contienen dialil sulfito, un fitoquímicos que protege contra el cáncer de estómago. Las cebollas amarillas y rojas poseen quercetina que inhibe la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad, un paso inicial de la enfermedad cardiaca. La quercetina también puede reducir la proliferación o el crecimiento de las células cancerosas.
  • – Espárragos: No solo contienen ácido fólico y carotenoides sino también saponinas que luchan contra el cáncer.
  • – Tomates: Ricos en licopenos, betacaroteno y vitamina C. El fitoquímico licopeno duplica la fuerza de actividad antioxidantes del betacaroteno y se cree que estabiliza los radicales libres creados por el metabolismo corporal. El licopeno parece favorecer una reducción del cáncer de próstata.
  • – Melón: Contiene beta caroteno, maravilloso antioxidante.
  • – Frutos rojos: Una manera sabrosa de apartar el cáncer con la vitamina C y la quercetina y el ácido elágico que contienen. También poseen antocianina, que nos protege contra la enfermedad cardiaca al inhibir la síntesis de colesterol.
  • – Avellanas: Contienen ácido alfa linoleico (EPA) y ácido docosahexanoico (DHA), los aceites encontrados en el pescado. Estas grasas ayudan a reducir los ataques cardiacos y embolias al tiempo que potencian el sistema inmune. Las avellanas pueden ayudar a equilibrar las ingestas de ácidos grasos Omega 6 y Omega 3.
    Fuente: FACE