Descripción del evento

Graves consecuencias de no realizar una correcta dieta sin gluten para las personas celiacas. 
La enfermedad celíaca refractaria se define como la persistencia de malabsorción y atrofia en las vellosidades intestinales a pesar de una correcta dieta sin gluten. Comprende un heterogéneo grupo de pacientes, generalmente adultos, con una escasa frecuencia.
Su frecuencia se sitúa por debajo del 5% del total de pacientes con enfermedad celiaca. En la literatura médica los casos se agrupan por centros de referencia, con series que no superan la veintena de pacientes. Este hecho dificulta la creación de criterios de uniformidad para su diagnóstico y tratamiento.
La gestión de la enfermedad celíaca sin respuesta.
El primer paso en el tratamiento de un paciente con enfermedad celíaca que no responde al tratamiento es confirmar el diagnóstico mediante la revisión de las pruebas serológicas y las muestras de biopsia. Si se confirma la enfermedad celíaca, entonces uno debe volver a evaluar la ingestión de gluten, la causa más común de la falta de respuesta.
Si se confirma la realización estricta de la dieta, a continuación, comprobar si hay otras causas de los síntomas como la intolerancia a la lactosa o fructosa.
La presencia o ausencia de atrofia de las vellosidades intestinales pueden señalar otras posibles causas de malabsorción, incluyendo la insuficiencia pancreática y la colitis microscópica.
La gestión de la enfermedad celíaca refractaria
Tradicionalmente, los corticosteroides han demostrado ser beneficiosos en el alivio de síntomas en pacientes con enfermedad celíaca refractaria, pero no mejoran los resultados histológicos. Debido a los efectos adversos asociados con el uso de corticosteroides a largo plazo, se ha utilizado azatioprina con éxito para mantener la remisión de la enfermedad después de la inducción con corticoides en pacientes con el tipo 1 de la enfermedad celíaca refractaria.La cladribina, un agente quimioterapéutico que se usa para tratar la leucemia de células peludas, ha mostrado algún beneficio en el tratamiento de tipo 2 de la enfermedad celíaca refractaria. En la enfermedad celíaca refractaria tipo 2, el uso de un agente inmunomodulador conlleva un mayor riesgo de transformación a linfoma.Debido a la falta de una respuesta satisfactoria a los agentes disponibles hasta ahora para tratar la enfermedad celíaca refractaria, se están explorando más opciones de tratamiento que actúan a nivel molecular.Es necesario recordar que el mejor tratamiento para la enfermedad celiaca es una dieta sin gluten de por vida, lo cual evitaría llegar a esta fase de la enfermedad. La dieta sin gluten se empieza únicamente una vez que la enfermedad ha sido diagnosticada por un especialista, nunca antes, ya que dificultaría más todavía su diagnóstico.
Fuente: FACE