Descripción del evento

Qué son:

Son una especie de filamentos en forma de dedos que sobresalen de las paredes del intestino, en concreto del duodeno (primer segmento del intestino delgado).

Miden entre 0,5 y 1 mm de largo aproximadamente y cuentan con gran cantidad de microvellosidades. A pesar de que son muy pequeñas, cumplen un papel esencial en el proceso de la digestión y absorción de los nutrientes, por eso cuando están dañadas dan lugar a una gran cantidad de consecuencias para nuestro organismo.

Esquema_del_epitelio_del_intestino_delgado
                                                   Figura 1

Es importante comprender que las vellosidades intestinales son la parte del intestino que resulta más dañada cuando un celiaco ingiere gluten. Para conocer el estado en el que se encuentran las mismas , utilizamos  la escala de Marsh .

Escala de Marsh:

4

Figura 2

Qué función cumplen:

En individuos sanos (sin ninguna patología intestinal) las paredes del intestino están recubiertas por las vellosidades intestinales y sus microvellosidades (figura 1) que contribuyen a aumentar la superficie de absorción de los nutrientes que ingerimos y a conducirlos al torrente sanguíneo para que llegue a los órganos en función de sus necesidades. De ahí que cuando están lesionadas, la absorción no se produzca de manera óptima y nos encontremos con déficits del tipo nutricional, principalmente. El más  habitual es el de hierro, que da lugar a una anemia ferropénica que puede llegar a ser crónica (de larga duración). Cuando se presenta una anemia y no se produce una recuperación de los niveles de hierro después de haber recurrido a suplementos, hay que pensar en un origen diferente, y la celiaquía es muchas veces este origen. 

Como nombramos anteriormente, en las personas con celiaquía las vellosidades intestinales son las primeras en sufrir daño con la ingesta de gluten, debido a una reacción inmunológica de nuestro organismo. Éste confunde esta proteína (inocua en principio), con una partícula dañina y reacciona poniendo en marcha mecanismos de defensa que acaban dañando distintas partes del cuerpo, entre ellas las vellosidades intestinales.

Es por ello que la biopsia intestinal es tan importante, porque determinará si hay lesión en las vellosidades intestinales y cuál es el grado de la lesión (no confundir con grado de celiaquía, que no existe). El grado de lesión viene determinado por la Clasificación Marsh, creada por el patólogo británico del mismo nombre (figura 2).

La estructura de las vellosidades intestinales es realmente compleja a pesar de su mínimo tamaño, pero la función que cumplen es primordial para una salud óptima. 

 

Fuente: Celicidad